El Valle de Ansó

En el valle más occidental del pirineo de Aragón se encuentra Ansó a orillas río Veral. El valle de Ansó brinda todo el encanto, bienestar y disfrute que puede ofrecer un lugar donde su arquitectura, sus paisajes, su cultura, su historia y costumbres, han marcado una singular huella que identifica y caracteriza su territorio. Adquiere un semblante muy especial al estar presidido por su majestuosa iglesia parroquial en honor a San Pedro.

Vista de Ansó. Al Fondo Segarra 1994 m.

Ansó ha sido una de las grandes cabeceras históricas de la montaña aragonesa desde tiempos inmemoriales. Cuna del primitivo condado y posterior reino de Aragón, Ansó y su valle han gozado de privilegios. El Valle de Ansó es el más occidental del Pirineo Aragonés, extendiendo su término municipal por el sur hasta la provincia de Zaragoza (Salvatierra) y la canal de Berdún por el oeste limita con el vecino valle de Roncal, por el este con el valle de Hecho y por el norte con sus 57 km de frontera con Francia, abarca picos y valles como: la Mesa de los Tres Reyes, Petrachema, Linza y Zuriza, los valles de L’acherito y su ibón, las Foyas, Guarrinza, Agua Tuerta, ibón de Estanés...


Vista posterior de la Iglesia.

Ansó ha sido declarado conjunto histórico (Bien de Interés Cultural) por el Gobierno de Aragón, gracias a su increíble casco urbano y los edificios de gran importancia que lo conforman, en el que cabe destacar la iglesia de San Pedro (siglo XVI) de estilo gótico-renacentista. También destaca su arquitectura popular destaca la casa ansotana, reúne características especiales. Se trata de casas sólidas y de notables dimensiones. Construidas por gruesos muros de piedra, con grandes portalones de piedra (con arco de medio punto o bien apuntado) sirven de sostén a las balconadas de madera, llenas de plantas y flores.

Si por algo es conocido Ansó históricamente, es por los acuerdos y tratados (facerías) con sus vecinos del Roncal navarro y del Bearn francés.

Economía en el Valle de Ansó

La economía del valle de Ansó ha estado basada tradicionalmente en el aprovechamiento ganadero de las importantes extensiones de Monte Público comunal destinadas a pastizal, y en el aprovechamiento de la madera de dichos montes, actividad económica que en al actualidad a desaparecido de estos valles. El sector turístico también tiene gran importancia económica. Está basado en unos atractivos naturales poco frecuentes; en unos montes que todavía no han sido sometidos a una presión excesiva y en una arquitectura tradicional muy peculiar por la sobriedad de sus líneas y nobleza de sus materiales.

Flora y Fauna

La flora de los valles es tremendamente rica por efecto de la variabilidad en altura, exposición y tipo de suelo. Hay catalogadas más de 700 especies plantas medicinales, destacan los endemismos Aconitum variegatum sbsp. pyrenaicum, Androsace hirtella, Lathyrus vivantii, Petrocoptis hispánica, Saxifraga hariotii, Thalictrum macrocarpum y Valeriana longiflora subsp. longiflora. Entre las zonas de especial interés florístico se encuentran la Foz de Biniés y la Foz de Fago, Boca del Infierno; los Ibones de Estanés, Acherito y Tortiellas; los cantiles y pedregales del Pico Bisaurín, Castillo de Acher y Aguas Tuertas; los pastos montanos, subalpinos y alpinos, las masas forestales de pino negro, quejigales y carrascales y los hayedo-abetales situados en las cabeceras de los valles.

La fauna es muy abundante y variada, se puede destacar los siguientes:

INVERTEBRADOS
Especies de invertebrados endémicos las mariposas Plebejus pyrenaica y Erebia gorgone y las especies de coleópteros Agonum cyaneus, Cechenus pyreaneus, Haptoderus lesourdi, Pelor obesus, Pterostichus dufouri y Trechus distinctus.

ANFIBIOS
Dentro del grupo de los anfibios están presentes 23 especies, entre las que destacan los endemismos tritón pirenaico (Euproctus asper) y rana parda pirenaica (Rana pyrenaica). Los reptiles están representados por 21 taxones destacando la presencia de lagartija pirenaica (Lacerta bonnali) como especie endémica.

AVES
Las aves están representadas por 179 especies y su importancia ha sido reconocida al declararla ZEPA de los valles, destacando la presencia de quebrantahuesos (Gypaetus barbatus), especie catalogada como en peligro de extinción, pico dorsiblanco (Dendrocopos leucotos), milano real (Milvus milvus), aguilucho pálido (Circus cyaneus), cernícalo primilla (Falco naumanni), urogallo (Tetrao urogallus) y grulla común (Grus grus) todas ellas catalogadas como especies sensibles a la alteración de su hábitat (Decreto 49/1995 DGA).

MAMÍFEROS
Entre los mamíferos silvestres, el mayor exponente es el oso pardo (Ursus arctos) catalogada como especie en peligro de extinción, la nutria (Lutra lutra) y topillo de Cabrera (Microtus cabrerae) catalogadas como especies sensibles a la alteración de su hábitat.

 
FrançaisEnglish Español